silentlambs - It's time to protect children. It's time to stop being a silent lamb.
Home Assistance Personal Experiences Education Press Donate/Become a SL Member Sitemap silentlambs Store
 
Search

http://www.silentlambs.org/press/NYTarticle.htm

Artículo de la Resvista New York Tim es

http://www.nytimes.com/2002/08/11/national/11WITN.html           

Fotografías                                                       

11 de agosto de 2002

Miembros Expulsados Contienden que P olítica de los Testigos de Jehová sobre Abuso Encubre Agravios

P or LAURIE GOODSTEIN

William Bowen siempre se consideró así mismo un devoto Testigo de Jehová. Cuando niño, él sentía que su deber era ir de puerta en puerta llevando la revista de su congregación, La Atalaya. P osteriormente, como anciano de su congregación en Kentucky, dice él que lo vio como un deber informarle a los oficiales de la congregación que un compañero anciano había abusado de un niño.

P ero cuando Sr. Bowen lo notificó a la oficina principal de la congregación en Brooklyn, dice que fue menospreciado. Frustrado por la inacción de la organización y por los requisitos de confidencialidad que le impedían compartir la información con otros, el Sr. Bowen renunció como anciano en diciembre del 2000. Un año después, él comenzó un grupo para monitorear el abuso sexual contra los niños en las congregaciones.

A finales del pasado mes, el Sr. Bowen, de 44 años de edad, fue expulsado de la congregación. Él dijo que, tres ancianos se reunieron en el Salón del Reino de la congregación en Draffenville, Kentucky, en un cuarto con la puerta cerrada bajo llave, con bolsas plásticas pegadas a las ventanas para evitar los espectadores, ellos lo encontraron culpable de "causar divisiones".

El castigo fue "la expulsión" y completa evasiva e indiferencia.

 

En los últimos tres meses, otras cuatro personas han sido echadas de los Testigos de Jehová después de acusarlos de encubrir abusos sexuales a niños por sus miembros. P ara el Sr. Bowen y otros críticos de las políticas de la organización sobre el abuso sexual, las expulsiones son parte de un esfuerzo convenido para mantener estos abusos silentes.

Testigos que han sido expulsados dicen que las propias políticas de la organización conspiran para ocultar los abusos. Un panel de ancianos en la congregación, todos varones, se reúnen en secreto para decidir cada caso, un procedimiento que los críticos dicen les impide a los demás miembros saber quién es el abusador en medio de ellos. P ara probar una acusación, un niño tiene que tener un testigo del incidente, una condición que normalmente es imposible conseguir.

"Ésta es evidencia para que el mundo vea cómo los Testigos de Jehová tratan a los sobrevivientes de abusos y también a aquellos que intentan ayudar", dijo el Sr. Bowen. "Ellos imponen el silencio con la amenaza de la “expulsión”.

J. R. Brown, director de información pública en la oficina de la sede principal de la organización, la Sociedad de Biblias y Tratados, en Brooklyn, dice que la congregación tiene políticas ejemplares para ocuparse de los abusos sexuales que están basadas en normas bíblicas y se han publicado ampliamente en las revistas de la organización.

"No estamos intentando decir que nosotros manejamos a todos de la manera correcta y que los ancianos son perfectos y sabelotodo", dijo el Sr. Brown quien rechazó como asunto de su política hacer comentarios sobre casos individuales, incluyendo el del Sr. Bowen. " P ero expresamos, que si usted toma nuestra política como es, para guardar nuestra organización moralmente limpia, ésta sobrepasa las demás.

Mientras que la Iglesia Católica Romana se ha enfrascado en su propio escándalo de abusos sexuales, el mismo problema está empezando a plagar a los Testigos de Jehová, una denominación que reclama un millón de miembros en los Estados Unidos y seis millones mundialmente.

P ero la forma del escándalo es completamente diferente a la de la iglesia católica dónde la mayoría de las personas acusadas de abuso fueron sacerdotes y una inmensa mayoría de las víctimas son varones adolescentes y hombres jóvenes. En los Testigos de Jehová, dónde las congregaciones son a menudo colecciones de familias extendidas y de ancianos de congregación que son escogidos de entre los miembros, algunos de esos acusados son los propios ancianos, que en su mayoría son miembros de esa congregación. Las víctimas que han salido a la luz pública son principalmente muchachas adolescentes y mujeres jóvenes, y muchas imputaciones involucran el incesto.

Es una cuestión de debate considerable la trascendencia del abuso entre los Testigos de Jehová. La organización ha sido demandada recientemente por ocho deman dan tes en cuatro pleitos legales que implican abusos, uno de estos se sometió en el mes de julio en Minnesota. El Sr. Bowen dice que su grupo, "silentlambs”, [ ovejas amordazadas ] para dar apoyo a víctimas, ha recopilado más de 5,000 informes de testigos que contienden que la organización manejó de forma irregular los casos de abusos sexuales contra niños.

La organización guarda los datos de los miembros y asociados que han sido acusados o han sido hallados culpables de abuso contra niños. El Sr. Bowen dijo que fuentes de las congregaciones le habían dicho que los datos contienen los nombres de más de 23,000 personas en los Estados Unidos, Canadá y Europa. La organización dice que el número es "considerablemente más bajo”, pero no dicen de cuánto es.

La organización tiene un patrón-guía de cómo manejar los casos de abuso sexuales. Los miembros que son sospechoso de abusos se les aconseja ir primero a los ancianos, considerados como los líderes espirituales y morales a quienes los miembros acuden con sus problemas personales. El Sr. Brown dijo que la sección legal de la organización le aconsejó a los ancianos que siguieran las leyes de sus estados donde tienen que hacer un informe obliga tori o, y de casos donde los niños pue dan aparentar estar en peligro.

A los ancianos es a quien se les requiere juzgar si alguien ha cometido un pecado como el abuso de un niño. Si el abusador confiesa y es perdonado, el único aviso que se le da a la congregación es un anuncio breve que la persona ha sido disciplinada. No se da ninguna razón del por qué. Sin embargo, los ancianos informan el nombre de la persona a la oficina de la sede principal dónde entra en un archivo de antecedentes para que al abusador se le prohíba de servir en una posición de au tori dad.

"Si una persona sabe como llorarles una buena mel odía, virtualmente no sufre repercusiones alguna ya que nadie además de los ancianos se entera, dijo Jean Kraus, quien añadió que, ella fue a los ancianos de su congregación en Queens unos años atrás para acusar a su anterior esposo de abusar de su hija. Ella dijo que él lo confesó, le dieron una reprimenda y todavía era un Testigo activo. “Ellos me dijeron que él no era un hombre malo, que fue una debilidad”, nos dijo ella.

El portavoz de la organización, el Sr. Brown, dijo: "Nosotros vemos estas audiencias judiciales como una extensión de nuestra labor pastoral de nuestro ministerio. En otras palabras, estamos para salvarle el alma a la persona. En estos casos no estamos para castigarles porque éstos son nuestros hermanos, y nosotros esperamos que ellos cambien.”

Si el acusado niega la alegación, el testimonio solo de la víctima no será suficiente a menos que por lo menos haya otro testigo oculares del acto. La organización dice que su política está basada en una orden escrita en Deuteronomio 19:15 donde dice que dos o tres testigos son necesario al presentar una acusación para probar que un hombre ha pecado.

Heidi Meyer, una Testigo de Jehová de tercera generación residente en Annandale, Minnesota, dijo que ella fue a los ancianos en 1994, cuando ella tenía 15 años, para decirles que desde la edad de 10 hasta los 13 años ella había molestada repetidamente por un Testigo compañero ocho años mayor que ella, el hermano mayor de un amigo. El único testigo ocular era ese hermano que había visto al hombre una vez cuando le agarró sus nalgas al ella bajarse de un automóvil.

Ella dijo que los ancianos le hicieron preguntas explícitas que la hicieron sentir incómoda. Según un libro que es un documento interno titulado: " P resten Atención a sí Mismo y a Todo el Rebaño”, los ancianos deben determinar en qué categoría cae la imputación: si fue "suciedad", tocar una sola vez arriba de la cintura; la “conducta suelta”, tocar de la cintura para abajo o más de una ocasión arriba; o la más severa, "porneia”, que es estímulo sexual directo o actividad que produzca un orgasmo. Cada ofensa conlleva diferentes sanciones, con las más severas para la porneia.

El hombre que ella estaba acusando insistió que la Señorita Meyer había mal interpretado lo que pasó. Y los ancianos estuvieron de acuerdo.

"Yo estaba esperando tener un guía espiritual", dijo la Señorita Meyer. " Yo estaba esperando que ellos genuinamente y sinceramente intentaran conseguir justicia y proteger al resto de la congregación de la misma cosa. Y nada de eso sucedió".

Ella, así como otras víctimas que hicieron alegaciones y sus familiares, dijeron en entrevistas que los ancianos les advirtieron que tuvieran cuidado de no informar nada del abuso o hablar sobre esto con otros miembros.

Ella dijo: "Ellos me dijeron que si yo hablaba sobre esto con alguien, yo necesitaba tener cuidado porque yo pudiera enfrentarme a un comité judicial por chismosa o calumniadora ". "Si ellos hubiesen entendido que yo cometí ese pecado, a mí me hubieran expulsado”.

La señorita Meyer dice que ella se enteró sólo años después que Ámbar Long, otra mujer joven en la congregación, a los 12 años de edad fue con sus padres a los ancianos para informar que ella había sido molestada por el mismo hombre. La señorita Long, quien ahora tiene 23 años, dice que sus padres y ella recibieron una carta de los Testigos aconsejándolos que “dejaran eso en las manos de Jehová”.

"Ellos dijeron que nosotros no deberíamos guarda r r esentimientos hacia nuestro hermano", nos dijo la Señorita Long. Ellos dijeron “Siendo que no habían dos testigos oculares no hay mucho que podamos hacer ".

Ni la Señorita Long o la Señorita Meyer son más Testigos de Jehová activas. El 2 de julio, las dos mujeres demandaron legalmente al hombre que ellas acusaron de molestarlas, llamado Derek Lindala de 30 años de edad, residente en South Haven, Minnesota, también a la congregación local, y a las oficinas de la sede principal de los Testigos de Jehová. El Sr. Lindala no contestó un mensaje que le dejamos en su casa buscando sus comentarios.

Barbara Anderson , de Tullahoma, Tennessee, dijo que cuando ella y su esposo vivieron y trabajaron en las oficinas de la sede principal de la organización en Brooklyn para los años 1990, a ellos se les pidió que coleccionaran la información sobre los abusos de los niños en las congregaciones. Ella dijo que ella las cartas las entregó por docenas a los líderes de la organización, donde se quejaban del modo cómo se manejaron estos casos. Esto fue una revelación para ella.

La Señora Anderson dijo: "A los Testigos de Jehová les encanta decir que nosotros tenemos la organización más limpia de crímenes”. “ P ero todos los problemas son llevados a los ancianos, y los ancianos los ocultan”. Ella dijo que los documentos incitaron un debate interno entre los líderes de la organización, y cuando no se tomó acción alguna, entonces ella dejó las oficinas de la sede principal sintiéndose descorazonada en 1993, después de trabajar 11 años como voluntaria.

Carl A. Raschke, un profesor de estudios religiosos en la Universidad de Denver quien ha escrito sobre los Testigos de Jehová, dice que grupo no es en nada distinto a muchas otras religiones de miras estrechas que aspiran a la pureza teológica y moral.

"Los grupos que tienden a ser estrechamente unidos en su crecimiento interno, históricamente tienen la más alta incidencia de abusos sexuales e incesto", dijo el Dr. Raschke. "Esto es un hecho etnológico. Cuando una religión intenta ser completamente santa o piadosa, no va a reconocer que las personas no van a poder mantener esos ideales de fe".

El 25 de julio, la señora Anderson fue expulsada. Una semana después su esposo, Joe quien antes había renunciado como anciano después de 42 años también fue expulsado

Sr. Anderson escribió en su carta de renuncia: “¿Es inconcebible pensar que los ancianos investiguen una alegación de asesinato para determinar culpabilidad o inocencia, entonces por qué nosotros investigamos una alegación de abuso de un niño?”. " Éste simplemente no es nuestro campo de especialización. Nosotros somos ministros de Dios, no policías ".

Fotografías

 

 

 

 

Home | Assistance | Personal Experiences | Education | Donations/Membership | Merchandise
Guestbook | Courage Awards | Newsletter | Contact Us | Affiliates | Sitemap
Copyright © 2003 by silentlambs.org. All rights reserved.