http://www.silentlambs.org/personal_experiences/LettertoBOEJan.htm

Cartas escritas a los Ancianos

 

1-25-01

 

Draffenville Body of Elders

P O Box 1316

Calvert City , KY 42029

 

Estimados Hermanos,

 

Les estoy escribiendo para solicitarles información relativa a dos eventos que pasaron recientemente en la congregación de Draffenville. La primera área se relaciona en cuanto a mi persona donde se me ha puesto restricciones dentro de la congregación. Yo no he hecho nada ilegal, yo no he sido reintegrado recientemente, no he cometido un pecado, tampoco he compadecido ante un comité judicial. Siendo que en mi caso ninguno de los anteriores se me puede aplicar, no hay base alguna para tales restricciones, lo cual me incita hacerle las siguiente tres preguntas:

 

1. ¿Qué protocolo de la organización está siguiéndose para llevar a cabo ésta acción? ¿Dónde está escrito?

2. ¿La decisión para tomar esta acción fue hecha por el Cuerpo de Ancianos local, o quién fue localmente el responsable?

3. ¿La Sociedad de forma alguna aconsejó para que se diera esta directiva?

La segunda área se relaciona con la “Charla Sobre Necesidades Locales” dada recientemente por Tom Caruthers. Agradecería la respuesta a las siguientes preguntas:

1. ¿Quién localmente au tori zó o pidió que se diera la “Charla Sobre Necesidades Locales”?

2. ¿Ésta charla, se dio en las demás congregaciones?

3. ¿Quién preparó el material presentado en la “Charla Sobre Necesidades Locales”?

4. ¿La Sociedad au tori zó a dar de forma alguna ésta información a las congregaciones locales? 

Respetuosamente les solicito que se me provean las respuestas a las preguntas anteriores dentro de los próximos diez días.

Finalmente, siendo que ustedes hermanos según mi opinión, han escogido actuar de una manera menos que cristiana, así como tergiversar la verdad sobre la “política” de la Sociedad en cuanto a la “pedofilia”, ya no puedo confiar o aceptar comunicaciones verbales de forma alguna departe de los ancianos o los representantes de la Sociedad. P or consiguiente, humildemente les pido que de ahora en adelante toda comunicación se haga por escrito.

Gracias anticipadas por su pronta respuesta, junto con esta reciban afectuosamente nuestro amor cristiano.

Sinceramente,

William H. Bowen

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

2-7-01

 

Aditamento;

 

Les estoy escribiendo solicitándoles por segunda ocasión la información solicitada en la carta fechada 1-25-01 y adjuntada aquí, debido a que han pasado más de diez días. Mi solicitud fue completamente ignorada, siendo que fui contactado verbalmente a través de la vía telefónica, por Ron Carey de Central City, Kentucky. Quien pidió reunirse conmigo junto a George Banderra de Murry, Kentucky. Ron expresó que ellos querían discutir los problemas acerca del abuso de menores y sobre mi reciente carta. Le pedí a Ron que cumpliera con la solicitud de mi carta contestando mis preguntas por escrito. Cuando preguntó por qué yo deseaba las respuestas por escrito, le indiqué que había perdido toda la confianza en los representantes de la WTB&TS siendo que ellos en mi opinión, habían oprimido severamente a mi familia y a mí con la charla desabrida “ Sobre las Necesidades Locales”, y en adición, por la aplicación de restricciones que fueron totalmente indebidas, lo cual ha levantado muchas interrogantes en las mentes de muchos en la congregación local sobre mí. Al llegar a este punto Ron dijo que las restricciones fueron un malentendido. Yo le contesté que no había ningún malentendido de mi parte siendo que eso fue lo que se me informó. Además, las acciones de la WTB&TS filmando a mi familia y usando videos de mi padre denunciándome por mi posición con respecto a la mentalidad del paraíso de los pedófilos dentro de la WTB&TS, luego distribuyendo este video a los medios de comunicación a lo largo de Kentucky y Indiana, esto me proporcionó una base adicional para desconfiar de cualquier cosa que los representantes de la WTB&TS pue dan decir verbalmente. Qué yo quería una respuesta de acuerdo con mi solicitud. Al llegar a este punto Ron discontinuó la conversación.

 

Les solicito nuevamente estas respuestas. Siendo que no hubo ningún malentendido de mi parte sobre mis restricciones, y por otro lado nadie todavía me ha informado de algo que sea distinto. Si yo no estoy bajo restricciones, entonces contésteme también las siguientes preguntas:

1. ¿ P or qué se me retiró como lector de la Atalaya cuándo ya yo tenía dos asignaturas programadas?

2. ¿ P or qué no he tenido ninguna asignatura en la Escuela del Ministerio Teocrático?

3. ¿ P or qué no se me ha informado que yo puedo hacer comentario de nuevo ahora por más de un mes?

4. ¿ P or qué no me han asignado o llamado para hacer la oración?

5. ¿Quién fue el que tuvo el malentendido de cómo y cuándo se usaran las restricciones judiciales?

6. ¿La congregación, no tiene el deber de informar que un error grave se ha cometido contra un hermano inocente y su familia?

 

Yo espero una vez más espero por su respuesta a todas las preguntas, siendo que estoy seguro que ustedes hermanos quieren tomar un acercamiento amoroso y corregir este problema que ustedes han creado. Deseo proporcionarle cortésmente otros diez días para que contesten por escrito la razón de por qué ustedes han escogido este curso de acción. Junto con ésta reciban nuestro caluroso amor cristiano.

Sinceramente,

William H. Bowen

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

2-21-01

 

Aditamento;

 

Les estoy haciendo una tercera solicitud por una respuesta a la información requerida en mi carta fechada 1-25-01 y el aditamento fechado 2-7-01. Hasta el presente todavía no he recibido en forma alguna, cierto modo de disculpa ni una explicación sobre los comentarios de Ron Carey a través de la vía telefónica el 1-5-01 donde él me declaró que las restricciones fueron un malentendido y los de James Bonnell en la reunión del domingo 2-11-01. En esta conversación hubo tres frases proferidas. P rimero, “Tengo una carta para usted”. Esto en mi opinión fue una declaración ilusoria para hacerme creer que yo estaba recibiendo finalmente una contestación por escrito de mis preguntas solicitadas. En cambio fue la devolución de mi primera carta que no había sido certificada. En cuanto a una explicación o disculpa James Bonnell declaró, “Con respecto a las restricciones, usted realmente nunca estuvo bajo restricciones, yo solo pensé que sería mejor sí mas o menos se calmaban las cosas, pero usted haga lo que quiera hacer”. Mientras da la apariencia de una admisión de haber cometido un error, sea como sea que yo lo considere esto, no puedo reconstruirlo como que es una disculpa. Además, a pesar de que me permitieron comentar el siguiente domingo, en las próximas dos reuniones intencionalmente no se me llamó. ¿Cómo llegué a esa conclusión? P ara ofrecerles un ejemplo, el domingo, yo levanté mi mano en más de quince ocasiones y, sin embargo, llamaban a los mismos que ya habían hecho numerosos comentarios. Esto me compele a solicitarles nuevamente respuestas a todas mis preguntas aquí adjuntas y a estas preguntas adicionales:

 

1. ¿Estoy nuevamente bajo restricciones?

2. ¿Sí previamente yo no podía comentar, presidir, leer La Atalaya, estar en la Escuela del Ministerio Teocrático, o ser llamado para hacer la oración, qué tipo de protocolo se estaba siguiendo y dónde está por escrito?

3. ¿Si esto fue un error como ha sido implicado por el hermano Bonnell y Ron Carey, qué está haciéndose para corregir el mal que se ha hecho?

4. ¿ P or qué a mi familia no se les ha notificado de este doloroso error cometido contra nosotros y presentado sus excusas por escrito como se les ha pedido?

Una vez más, les estoy pidiendo que pongan todas sus respuestas por escrito, ya que siento que yo no puedo confiar en lo que se comunica verbalmente. P or favor, cumplan respondiendo a mi solicitud con la ofrenda de otros diez días. Vean esto, aún como otro esfuerzo para tratar de encontrar una significante solución a sus acciones. Junto con ésta carta reciba nuestro caluroso amor cristiano.

 

Sinceramente,

 

William H. Bowen